POR QUÉ DECIDÍ ENSEÑARLE INGLÉS A MI HIJO EN CASA

  • Cuanto antes empiece, menos le costará aprender:

Mi hijo es todavía un bebé (sólo tiene 16 meses), pero desde que nació le he hablado en inglés. Por lo que puedo confirmar por experiencia y también porque lo afirman diversos estudios, l@s niñ@s deben empezar a tener contacto con el inglés lo antes posible, ya que es entre los 0 y los 5 años aproximadamente cuando el cerebro está más dispuesto a aprender varios idiomas a la vez.

A partir de los 5 años, esta capacidad de aprendizaje va menguando poco a poco, pero nunca es tarde y con ganas, dedicación y esfuerzo siempre se pueden lograr excelentes resultados.

Además de que cuanto más pequeños más rápido aprenden, hay estudios que demuestran que los niños bilingües obtienen mejores calificaciones y son más creativos para resolver algunos problemas, ya que al hablar varios idiomas usan más áreas cerebrales y se mueven con más soltura al llevar a cabo diferentes tareas a la vez.

Por todo esto, si no te has animado aún a enseñarle inglés a tu hij@ en casa, ¡cuanto antes empieces, mejor!

  • Cuanto más tiempo esté inmerso en el idioma, más rápido aprenderá:

Está claro que cuanto más tiempo pasa un/a niñ@ inmerso en un idioma, mejor.

Si puedes permitirte enseñar a tu/s hij@/s por medio de un/a cuidador/a nativ@, una academia de idiomas o llevarle a un colegio o guardería nativo o bilingüe, es ideal, pero, si no es tu caso, desde luego no bastará con unas pocas horas de inglés a la semana en la escuela (y menos considerando que con nuestro sistema de educación actual los niños normalmente no acaban la escuela sabiendo hablar inglés).

Por todo ello, creo que vale la pena el esfuerzo de enseñarle a mi hijo todo el inglés que sea posible en casa.

  • El aprendizaje “natural” es más efectivo que el “impuesto”:

En nuestro sistema educativo actual, cuando se enseña inglés a los niños se les pone a estudiar gramática desde muy pequeños, por lo que pueden llegar a aprender bien la teoría, pero no la práctica. En mi opinión, la gramática se debería dejar para más adelante, para complementar lo que ya hubieran aprendido antes.

Cuando un bebé aprende a hablar el idioma materno, lo hace mediante la escucha y repetición del mismo, hasta que combina palabras, creando pequeñas frases. Por ello, siguiendo este patrón, creo que los niños deberían escuchar mucho inglés desde bebés si es posible y empezar a hablarlo cuanto antes mejor, antes de ponerles en contacto con la gramática. De manera natural, como hacen los bebés cuando conviven con su lengua materna. No se trata de “enseñarles”, sino de que “convivan” con el idioma en sus experiencias cotidianas.

Para que convivan con el inglés y lo aprendan de verdad, creo que la ayuda y el esfuerzo de los padres son fundamentales. En mi caso, intento hablarle en inglés en casa todo el tiempo, pero si no te ves capaz de hablarle siempre porque crees que te falta vocabulario o soltura (que conste que yo hay veces que he tenido que buscar en el diccionario cómo se decía alguna palabra), puedes empezar con repetirle palabras o pequeñas frases. Poco a poco.

  • Aprendemos los dos:

Desde que nació mi hijo y empecé a hablarle en inglés, he ido aprendiendo cosas nuevas. Y no hablo sólo de vocabulario nuevo que antes no conocía (por ejemplo, cómo se dice “papilla” o “chupete” en inglés, ya que son términos que antes no había tenido que utilizar nunca), sino también de momentos y experiencias únicas. Estoy segura de que conforme él vaya hablando, iremos aprendiendo y compartiendo más y más cosas a lo largo de esta aventura de aprender inglés en casa.

  • Es un reto personal:

En este punto he de confesar que, a pesar de que el inglés (y los idiomas en general) me encanten, soy un poco vergonzosa. Me cuesta mucho hablar en inglés en público (sí, a pesar de haber sido profesora…) y he de decir que mi marido me ayudó a decidirme por hablarle a nuestro hijo en inglés desde el momento en que nació. Para mí esta experiencia está siendo un reto personal contra mi timidez y, por qué no decirlo, contra mi comodidad, ya que para mí lo más fácil sería hablarle a mi hijo en mi idioma materno y hay situaciones que no había vivido hasta convertirme en madre (como la que comentaba anteriormente de cómo decir “papilla” o “chupete”) y he tenido que buscarme la vida para expresarme con la mayor naturalidad posible con mi hijo.

  • Conozco el carácter y los gustos de mi hijo:

Al conocer bien a mi hijo y lo que a él le gusta, puedo escoger mejor que cualquier profesor@ los juegos que más le gustan, sus dibujos animados preferidos para verlos en inglés o el vocabulario que más le gusta para poder jugar con él (animales, objetos, etc.), por poner algunos ejemplos. Cada padre/madre conoce a su hijo mejor que nadie y, además de lo que he mencionado hace un momento, muchas veces también sabemos encontrar el momento ideal para hablarle o hacer alguna actividad con él/ella en inglés, ya que también hay veces que están más dispersos y les cuesta más concentrarse.

  • Nos divertimos:

Sobre todo mediante las canciones y juegos, aprendemos divirtiéndonos. Estoy segura de que conforme  mi hijo vaya creciendo y haciéndose más independiente, seguiremos encontrando otras maneras e ideas muy divertidas de aprender jugando.

  • Pasamos tiempo de calidad juntos:

Al enseñarle inglés a mi hijo en casa, obviamente paso tiempo con él, hablando, jugando, cantando y riendo, lo cual hace que podamos pasar juntos tiempo de calidad.

  • Sé lo que está aprendiendo realmente:

Desde luego que si tu hij@ está estudiando inglés (ya sea en la escuela o en una academia), su profesor/a te dirá cómo lo lleva y cómo va avanzando, pero la manera en la que sabrás exactamente lo que está aprendiendo es enseñándole tú mism@ si puedes hacerlo. Conocerás todo el vocabulario, expresiones, juegos, etc. ¡y lo podrás compartir con él/ella siempre que quieras!

  • Es la opción más económica:

Enseñarle inglés a mi hijo en casa no sólo ayuda a que él aprenda de forma natural lo antes posible, sino que además es la opción más económica.

Si en tu caso, además de enseñarle en casa puedes permitirte llevarlo a una buena escuela o academia en la que siga aprendiendo, mejor que mejor, pero si no te puedes permitir ninguna de esas opciones, desde luego que la opción más económica será hacerlo en casa con vuestros propios recursos.

Estos son los motivos que me empujaron a decidirme por hablarle en inglés a mi hijo.

¿Y a ti, qué motivos te empujaron a hacerlo?

 

 

Anuncios