dogNo hace mucho, una compañera de trabajo me dio una serie de recortes de animales y objetos (pelotas, coches, etc) que había utilizado para jugar con su hijo, cuando tenía más o menos la edad del mío. Me comentó que lo que hacía era darle varias imágenes y entonces le decía que buscara tal o cual cosa entre todas y se la diera. horse.PNG

Me dijo que su hijo se entretenía mucho con ello, que me lo daba porque ya no lo usaba y que así podía probar si al mío le gustaba también y que, si así era, entonces podía buscar imágenes de cosas que le gustaran a él y hacer otros recortables.

Me pareció muy buena idea, así que cogí los recortes para probar. Entonces pensé que, por qué no, podía utilizarlos para enseñarle a mi hijo cómo se decían esas palabras en inglés.Lo probé y la verdad es que, aunque todavía es un poco pequeño, se queda observando las imágenes y, cuando es algo que le gusta, le hace mucha gracia y se ríe. Especialmente, si se trata de animales y, sobre todo, si son perros, que le encantan. Cuando le enseño la foto de un perrito y le digo: “it’s a dog” él hace como si ladrara y se ríe. Otra cosa que le gusta mucho es jugar a pelota, así que cuando le enseño alguna foto de una pelota y le digo “it’s a ball” también le hace mucha gracia. Si le pregunto: “where is the ball?” a veces también busca la imagen de la pelota y me la da. 

Creo que lo de jugar con ellos con “flashcards” (o, lo que es lo mismo, fichas o tarjetas educativas) de diferente temática puede ser una buena idea para enseñarles vocabulario en inglés. 

Un ejemplo serían las “flashcards” de animales. En internet hay muchos sitios donde se pueden descargar de manera gratuita. 

Yo he encontrado unas de animales aquí, donde dice “Download your Free printable Mother & Baby Animal Matching”.

Están muy bien porque, además de venir con el nombre del animal debajo de cada imagen, también están las fotos y nombres de las crías (“baby animals”) de cada uno para ir emparejándolas. Otra opción es jugar al “memory”, imprimiendo dos copias de cada foto e ir jugando a darles la vuelta para ir encontrando las imágenes que son iguales. Eso sí, nadie se queda la pareja si no es capaz de decir el nombre del animal primero (esta opción ya sería para niños más mayores).

Otra cosa que también se puede hacer para que se diviertan los niños es preguntarles con cada animal: “what sound does the (nombre del animal en inglés) make?” y que luego imiten el sonido.

Si veis que la idea tiene éxito, las “flashcards” se pueden plastificar para que duren más 🙂 También se pueden buscar flashcards con dibujos. Yo he preferido unas más “realistas” para que a mi hijo, que aún es pequeño, no le cueste tanto reconocer los animales de los que se trata.

Si se os ocurren otras opciones para jugar y aprender con las flashcards, ¡no dudéis en decírmelas!

Have fun!

Anuncios