Como ya he mencionado anteriormente, cuanto más pequeño sea tu hijo, más fácil será que aprenda inglés de forma natural. No obstante, siempre estás a tiempo de que empiece y, teniendo en cuenta los beneficios que esto le aportará (no solo a nivel personal, sino también a la hora de buscar un trabajo cuando sea mayor), cuanto antes empecéis, mejor será.

A continuación, hablaré sobre una serie de cosas que hay que tener en cuenta para aprender inglés con tus hijos:

  •  Decidid quién le va a hablar en inglés: aunque tú y tu pareja tengáis el mismo nivel de inglés y podáis enseñarle a vuestro hijo por igual, en las mismas condiciones, lo primero que deberíais hacer es decidir quién de vosotros le hablará en inglés. Es importante que tu hijo sepa con quién habla un idioma y con quién habla el otro, de manera que su aprendizaje simultáneo de dos idiomas no se mezcle y así también se vea reforzado. Si lo hacéis así, tu hijo cambiará de idioma de manera inmediata y natural cuando sea necesario.
  • Con cuentos, libros o cómics en inglés: es importante que le leas cuentos o libros en inglés para que se vaya familiarizando con el vocabulario y la pronunciación. Otra opción es que visitéis las bibliotecas de vuestra ciudad para buscar más libros que puedan ser interesantes. Además, de esta manera, seguramente tú también repasarás o aprenderás vocabulario. Si tus hijos son más mayores, ellos son los que pueden leerte a ti, de manera que también mejorarán su pronunciación. Es muy importante el refuerzo positivo, es decir, que cuando lo hagan bien se lo digas y les reconozcas el mérito y esfuerzo con un “very good!” o “excellent!”. Cuando ya son un poco más mayores, también pueden aprender de una forma divertida leyendo cómics en inglés.
  • Con dibujos y películas en inglés: este método lo utilizan en muchos países en los que las películas se ven siempre en versión original (casi todas están en inglés) y realmente funciona y es de gran ayuda. Es una manera divertida en la que tus hijos pueden aprender de forma amena y natural, disfrutando y asociando el idioma con actividades que les encantan. Por eso, intenta que cuando tu hijo vea sus dibujos o películas favoritas, sea en inglés. Lo bueno es que actualmente casi todas las películas ofrecen la opción de cambiar el idioma y verlas en versión original. En muchos canales de la tele, también es posible seleccionar el idioma de la versión original. En el mando a distancia de mi televisión, se hace desde el botón “Q.MENU”->IDIOMA AUDIO. Al seleccionar esa opción, aparecen todos los idiomas disponibles en los que se puede ver un programa / canal.
  • Con música: esta es otra de las maneras en las que tus hijos podrán familiarizarse con nuevo vocabulario de una manera divertida. Si escuchan una canción varias veces mientras realizan una actividad que les gusta (como por ejemplo cuando están jugando), sin darse cuenta, la aprenderán con naturalidad y la llegarán a tararear o cantar. Poco a poco sabrán nuevas palabras que, aunque en ese momento no sepan muy bien lo que significan, ya estarán ahí almacenadas en su cabecita y, cuando menos lo esperes, las utilizarán y aprenderán.
  • Quedando con familias angloparlantes: en las grandes ciudades existen grupos de personas de habla inglesa que se juntan para hablar e intercambiar experiencias. Si por horarios y ubicación podéis hacerlo, sería ideal que participarais en esas quedadas. No solo tu hijo podrá divertirse y tener contacto con otros niños que hablen en inglés, sino que tú podrás aprovechar y practicar el idioma con otros padres. Si no vivís en una gran ciudad, tampoco pasa nada, ya que en internet se pueden encontrar personas y grupos de cualquier lugar dispuestos a quedar para practicar el inglés. También hay personas y familias angloparlantes que viven en nuestro país que buscan intercambiar su inglés por vuestro español, aunque también podríais intercambiar otros conocimientos o habilidades que les podáis ofrecer. Hay que aprovechar cualquiera de estas oportunidades. No siempre es necesario gastar dinero para aprender.
  • Con campamentos o intercambios: si os lo podéis permitir económicamente, mandar a vuestros hijos a campamentos en inglés es ideal, ya que una de las mejores maneras de aprender es hacerlo mientras se divierten. Si tus hijos son ya un poco mayores e independientes, un intercambio será todavía más efectivo que un campamento. Básicamente, porque seguramente pasarán más tiempo fuera y al tratarse de un intercambio, probablemente solo podrán hablar en inglés con la familia con la que convivan. No solo tendrán que hablar el idioma por necesidad, sino que, al hacer amistad con otros niños con los que solo se puedan comunicar en ese idioma, se esforzarán y se sentirán contentos y orgullos consigo mismos al ver cómo progresan.
  • Con una au pair / asistenta: si la economía y la logística os lo permite, también es muy buena opción tener en casa a una au pair o asistenta de algún país anglosajón. No solo os podrá ayudar a cuidar de vuestros hijos, sino que hablará con ellos todo el tiempo en inglés. Esta experiencia no solo es buena para el aprendizaje de un idioma, sino que los niños también aprenden a socializarse y a convivir con alguien con costumbres diferentes a las de ellos, por lo que el respeto y la tolerancia también se ven reforzados con una experiencia así.

Como verás, hay muchas maneras diferentes en las que puedes aprender inglés con tus hijos. Si tienes alguna experiencia sobre esto, te agradeceré mucho que nos dejes un comentario.

Anuncios