Aunque a mi marido y a mí nos gustaría que ocurriera menos a menudo por lo obvio, ayer teníamos otra vez visita con el pediatra. Cuando llegamos, había un par más de padres con sus hijos esperando a que les llamaran. Entre esos padres había una señora con un niño de 4 años aproximadamente y una niña más pequeñita, como de 1 año más o menos. Pues bien, cuando la mujer empezó a hablar con su hijo me di cuenta de que lo hacía en inglés (claramente sin ser nativa) y que el niño ¡le contestaba a todo en inglés también!

La verdad es que me quedé entre alucinada y emocionada, ya que me hizo mucha ilusión ver de primera mano que hay más padres y madres que, sin ser nativos, hablan en inglés con sus hijos y, sobre todo, porque me sorprendió que un niño tan pequeño hablara tan bien y con tanta naturalidad y fluidez. Realmente era la primera vez que veía en persona a alguien no nativo hablando en inglés con su hijo y cómo respondía el niño.

En un primer momento, no pensaba decirle nada a la mujer (por eso de la dichosa vergüenza y por no incomodarla), pero finalmente lo hice. Seguramente estuve unos segundos con la cara como un tomate, pero era el momento de hacerle algunas preguntas interesantes.

Le comenté que yo hablaba con mi hijo en inglés también, pero que al ser más pequeño que el suyo (ahora mismo tiene 19 meses), pues todavía no podía ver tan claramente el resultado. Es cierto que mi hijo ya dice algunas palabras en inglés y que, sobre todo, responde con acciones a frases que yo le digo en inglés (where is the ball?, touch your feet!, where is daddy?, can I have a kiss?, do you want to go to the playground? touch your nose…), pero todavía no habla mucho y eso algunas veces te hace dudar del nivel de respuesta que tendrá en un futuro. Pues bien, como ya había oído decir antes, ella me comentó que a veces los niños que hablan más de un idioma a la vez tardan más en comenzar a hablar y que su hijo no lo hizo hasta que cumplió los 2 años y medio aproximadamente. ¡Menos mal, ya estaba empezando a preocuparme de que mi hijo quizá no hablara lo suficiente para su edad! Ella le hablaba en inglés, el padre en castellano y en la escuela, le enseñaban en catalán. Me dijo que el niño sabía distinguir y utilizar cada idioma con cada uno indistintamente y sin problemas.

Me comentó que en casa casi siempre le ponían los dibujos en inglés, excepto cuando estaba con más niños o cuando los dibujos solo estaban en castellano o catalán. También mencionó que conocía a alguna madre más que también le hablaba inglés a sus hijos y que, haciéndolo menos que ella, también notaban el resultado muy positivamente.

La verdad es que esta pequeña conversación me dio bastante ánimo, sobre todo porque pude ver la respuesta tan positiva del niño. Por un momento me puse a pensar con ilusión que si seguía esforzándome en hablarle a mi hijo en inglés, cuando él tuviera la edad de ese niño, podría ver un resultado igual de gratificante.

Sé que hay muchos más padres y madres que, sin ser nativos, les hablan en inglés a sus hijos con la esperanza e ilusión de que algún día puedan dominar el idioma sin problemas (o, desde luego, con menos problemas que un niño que tenga que empezar a aprenderlo de cero).

Con este pequeño post quiero animar a todos los padres y madres que, como yo, están inmersos en esta aventura con sus hijos. Y, sobre todo, me gustaría muchísimo que, si eres uno de ellos y estás leyendo esto, dejes algún comentario explicando tu experiencia y la evolución que has visto en tu hijo. Realmente, creo que viendo el resultado de otras familias nos animaremos unos a otros a seguir enseñando y aprendiendo inglés con nuestros hijos.

Anuncios