He querido titular este post con el título de una de las historias que escribe mi hija y que resume nuestra situación actual con el inglés. Por si no habéis seguido otros post que he hecho en el blog de Eva, os resumo nuestro proceso y estado actual, el cual sería el punto de partida de este post.

Soy padre de una niña de 5 años y medio con la cual he hablado exclusivamente en inglés desde que tuvo un año, ha visto la TV en inglés diariamente desde que nació, y a partir de los 4 años hemos tenido una chica nativa que está con ella jugando unas 7 horas a la semana repartidas en varios días según la disponibilidad. Mi nivel de inglés lo podríamos calificar de C1, si bien es lo que yo llamo un C1 laboral, ya que mi relación con el entorno laboral  es durante el 30-40% del tiempo en inglés. Mi hija hoy en día solo se comunica conmigo en inglés y en ningún momento se dirige a mí en castellano, con la chica nativa tiene una conversación totalmente fluida acorde a su edad y su pronunciación, a mis oídos y a los oídos de los nativos que la han oído es casi perfecta, comete pequeños fallos léxicos, pero según me han mencionado las personas nativas que la han escuchado, son los fallos que comete cualquier niño inglés, del estilo de nuestro “yo no sabo”, que en su caso serían fallos como “I did not saw”.

Así las cosas, ya hemos llegado a una situación estable en la cual su nivel de inglés va mejorando poco a poco y para ella ver películas en inglés, relacionarse en el parque o en la piscina con niños en inglés (vivimos en una zona en donde la presencia de residentes y turistas ingleses es muy elevada), son actividades totalmente normales.

En este punto, mi idea era introducirla en la lectura y escritura en inglés cuando tuviese siete u ocho años y su nivel de escritura y lectura en castellano fuese correcto, ya que mi opinión es que si bien el aprendizaje de varios idiomas hablados no genera interferencia (mi hija realmente ha aprendido tres: castellano, valenciano e inglés),  el aprendizaje de dos idiomas escritos con reglas tan diferentes como el castellano y el inglés sí que genera interferencia y es mejor consolidar el dominante inicialmente.

En el colegio al que asiste mi hija les enseñan a leer a partir de los 3 años y cuando acaban la educación preescolar saben leer y escribir de una manera básica pero correcta. Este es el punto de arranque de mi post.

A mi hija le gusta mucho dibujar y sobre todo le gusta dibujar historias con sentido y para darle sentido a una historia dibujada tienes que escribir acerca de ella, ponerle bocadillos a los personajes, etc. Esto mi hija lo hacía en castellano y valenciano en el colegio o en casa y a mí me parecía de lo más habitual, hasta que un día estaba a la suya dibujando y al rato se acerca a mí y me dice: “daddy, daddy, look at the story that I have drawn”.imagen1

Este es el dibujo que me enseñó:

Yo la verdad que no creía lo que veía y le pregunté: “What does it say there?”, a lo que me contestó: “Day by day he was growing up”, (confunde el she por el he). Después me explicó que el dibujo era la historia de nuestra familia en la que ella iba creciendo.

Se puede apreciar la escritura fonética desde abajo a arriba “dei-bai-dei-hi-uas-grouin-ap”.

Este dibujo me hizo reflexionar acerca de lo que pensaba inicialmente: “no enseñaré a leer a mi hija en inglés hasta que tenga 7 u 8 años”. No se le pueden poner puertas al bosque y mi hija intenta expresarse por escrito en los idiomas que habla, aplicando las reglas que conoce

imagen2Este fue otro dibujo que me hizo unos días después, hablando de nuestro gato. En este caso, el gato se ha escapado de casa y el texto dice “ue-is-di-cat”, en los bocadillos de la familia dentro de la casa dice “ue”.

Tengo muchos dibujos similares pero la dinámica es siempre la misma: aplica las reglas fonéticas del castellano para la escritura del inglés, ella lo escribe tal como suena.

Estos dibujos me hicieron reevaluar la aproximación a la lectura y escritura en inglés, ya que es evidente que quiere expresarse por escrito en esa tercera lengua y no lo podía dejar para más tarde, con lo cual tenía que trazarme un plan basado en mi experiencia.

La primera regla que hay que aplicar es que no se pueden enseñar dos sistemas fonéticos. Hay webs que proclaman la eficiencia de sistemas como jolly-phonics para aprender a escribir en inglés y mi experiencia me dice que es un lío para el niño. Puede funcionar para un niño monolingüe inglés, pero no para un casi-bilingüe, como es nuestro caso. Mi hija tiene dificultades para distinguir la pronunciación de las vocales en castellano y en inglés, imaginad las dificultades que sería el enseñar un mecanismo de pronunciación distinta de los pares de letras en función del idioma. El ejemplo claro es contar, aunque seas 100% bilingüe siempre cuentas en un idioma en concreto. ¿Cómo se ha enseñado a leer y escribir tradicionalmente en inglés? las palabras se aprenden y los niños aprenden las letras de esa palabra, por eso el deletrear es una destreza tan importante en inglés. Tanto este método como el Jolly-phonics son un error en nuestro caso. Hay que tener en cuenta un hecho fundamental: la exposición académica al inglés de mi hija es mínima, por tanto, cualquier mecanismo tiene que pasar por aplicar reglas distintas de las que se aplicarían en un entorno de enseñanza anglosajón o incluso un entorno mixto y aplicar las reglas que conoce y domina y las cuales lleva practicando tres años.

La enseñanza tradicional del inglés a no nativos ha sido leyendo, es decir, se aprende con un libro. Esto con mi hija no sirve, ya que ella ya sabe hablar inglés.  ¿Cómo hacerlo entonces?

El método que estoy aplicando con muy buenos resultados es el siguiente: mi hija está empezando a leer en inglés y ella lee como suena la palabra en castellano, pero como sabe que está leyendo en inglés, ya que la palabra no existe en castellano, por aproximación sabe qué palabra inglesa es y su pronunciación correcta. Si la palabra no la reconoce, por el contexto la suele identificar y si no la reconoce, me la pregunta. Cuando ha leído algo unas dos o tres veces ya no lee en castellano y usa la pronunciación de la palabra en inglés, ya ha memorizado que esa combinación de letras tiene una pronunciación en inglés. Este método genera confusión las primeras veces que ve una palabra, pero después de unas pocas lecturas de la misma palabra recuerda con solo mirarla cómo se pronuncia esa palabra y asocia la pronunciación en castellano de una palabra con su equivalente en inglés y directamente la lee correctamente.

Por último, y esto ya le pasa con algunas palabras, recuerda cuál era la pronunciación en castellano de la palabra inglesa y por tanto, la sabe escribir, con lo que hemos cerrado el círculo de aprender a leer y escribir.

El resumen del proceso de aprendizaje a leer y escribir de niños casi-nativos sería:

  1. Aprender a hablar con un nivel razonable en inglés.
  2. Aprender a leer y escribir en castellano de manera razonable.
  3. Leer mucho en inglés, inicialmente con la pronunciación de las palabras inglesas en castellano y buscando la correspondencia inglesa.
  4. Empezar a escribir cuando ya se lea en inglés, pronunciando correctamente y teniendo la memoria de la pronunciación de las palabras inglesas en castellano que permitirán escribirlas correctamente.

Quizás parece un proceso complejo, pero no lo es, es sorprendentemente simple y las piezas van encajando de manera natural. Lo más importante es que no se le pide al niño que desarrolle nuevas destrezas, sino que aplique las que conoce, con lo que el aprendizaje es muy rápido. Otros métodos como el tradicional inglés de aprender las palabras deletreándolas o el jolly-phonics, en el cual se aprenden nuevas pronunciaciones de letras o pares de letras, requieren el aprendizaje de nuevas destrezas que no aportan nada al objetivo final en nuestro caso y hasta lo pueden dificultar.

Es sorprendente cómo con este método simple en unos pocos días un niño que sepa hablar en castellano e inglés y sepa leer y escribir en castellano puede empezar a leer y escribir en inglés.

Todo lo anterior está basado en mis propias observaciones ya que no soy profesional de la enseñanza, pero los resultados por ahora son muy positivos.

Por último, compartir el material de lectura que he adquirido y que me está yendo muy bien: es una colección de 50 libros de la editorial Usborne que se llama “Usborne My First Reading Library”, van desde un nivel básico hasta un nivel 2, y que nos está permitiendo ir avanzando de manera progresiva.


Desde aquí le quiero dar las gracias a Salva una vez más por compartir su experiencia en el blog. Para mí es muy valiosa ya que, entre otras cosas, su hija es mayor que el mío y ya ha pasado por situaciones que nosotros aún no hemos vivido.  Si queréis leer más sobre cómo viven el inglés en casa de Salva y oír a su hija hablando en inglés, podéis hacerlo aquí . En esta otra entrevista podéis leer más sobre cómo están viviendo en casa algunas preguntas de su hija respecto a por qué hablan en inglés en casa sin ser nativos.

Sobre el tema de la lectoescritura, es algo que todavía no hemos experimentado en casa, pero iré explicando nuestras vivencias llegado el momento.

En cuanto a los libros que Salva menciona de Usborne, precisamente pronto os hablaré también de algunos libros infantiles en inglés de esta fantástica editorial 🙂

Anuncios