Hace algún tiempo me sugirió Eva (la fantástica mamá que está detrás de http://www.inglesconmihijo.com) que escribiera este post porque creía que podía ser de utilidad a otros. Espero no dar una imagen de “sobrao”. El que me conozca personalmente sabe que es lo que menos me definiría. Todo está escrito desde mi experiencia personal, así que puede que muchos no estén de acuerdo, y puede que a otros no les sirva de nada, pero creo que Eva tiene razón y puede ser de utilidad a algunos en nuestra misma situación. Ojo, yo no soy ni mejor ni peor que otros que están en el mismo camino, mi única “ventaja” es que he empezado antes, por lo que ya he atravesado algunas etapas.

Cosas que no haría si volviera atrás:

  1. Estudiar inglés como si de una asignatura se tratase (hacer listas interminables de vocabulario y expresiones que luego no uso).
  2. Intentar aprender todo lo que pasa por mis manos. Leerlo todo, escuchar cualquier tipo de programa… Mi tiempo era limitado y me debería haber centrado en lo que necesitaba en ese momento. Para hablar con mi bebé no necesitaba entender ni a Amy Whinehouse, ni a Shakespeare, pero sí a Elmo y a Caillou.
  3. Dedicar mucho tiempo al blog y a las redes sociales. Mira que creo que le he dedicado poco, pero aun así creo que debería haber sido menos. En este tema del bilingüismo con padre/madre no nativo, durante los primeros años (cuando el nivel de inglés es aún “medio/bajo”) la fórmula debería ser: 50% aprendiendo (con los peques siempre que sea posible), 45% experimentando/conviviendo y 5% Social Media (tener un diario y compartir recursos/experiencias con los demás es sano, pero un 5% para mí está bien).
  4. Avanzar sin que alguien me corrigiese los errores. Todos los tenemos y algunos son tan recurrentes que nadie se atreve a decírtelos por no ofenderte. Si pudiese volvería atrás y pagaría por que me corrigiesen (lo estoy haciendo ahora). Cuanto más me supere, mejor lo tendrán mis peques.

Cosas que sí hemos hecho bien y han funcionado:

  1. Traer a alguien a casa a jugar con los peques en inglés (no a darles clases, que no tiene nada que ver). No sólo ha incrementado su nivel, sino que hemos hecho amigos de verdad, y esa es una de las razones de aprender idiomas.
  2. Buscar formas alternativas de aprender. Los casetes de la BBC y las academias han funcionado a muchas personas, pero para nosotros no pueden ser lo único. Ya se ha inventado internet y existen cosas como: blogs, podcasts, Skype, profes online, diccionarios de slang, buscadores de imágenes, Scrabble sin la letra Ñ…
  3. Conocer gente de otros países. No se trata de hacer amigos “guiris” para que hablen con tus hijos. Se trata de tener la mente abierta y tener inquietud por conocer otras culturas. Hay que pasarlo bien y hacer cosas distintas. Al final lo que une en este tipo de grupos es que todo el mundo habla en inglés y los peques se benefician de dos formas: apreciando la diversidad y utilizando el idioma minoritario para algo que no sea un examen del cole.
  4. Dedicar una sonrisa a los que nos miraban con cara de “estos no van a aprender ni español ni inglés”. En mi caso, poco me importaba lo que pensaban al principio algunos escépticos, pero escribo esto porque sé que a algunos amigos en esta situación sí les afecta mucho. Ahora no tengo ni idea de lo que piensan estos “bilinescépticos”, pero en su momento fue muy útil no echarles ninguna cuenta. Just smile!

¡¡¡Suerte!!!


Desde aquí le doy las gracias a Raúl J. García Caballero por escribir este post tan interesante como útil. A mí personalmente siempre me ha preocupado un poco saber qué podría estar haciendo bien o mal en esto de criar a mi hijo en inglés sin ser nativos. Por eso se me ocurrió que alguien como él, que lleva más años en esto y cuyos hijos ya son más mayores, podría hablarnos sobre su experiencia personal al respecto.

Si queréis saber más sobre él o sobre su libro “Quieromilk: aprende inglés jugando con tus hijos”, podéis leer más en este post o en su blog.

Por cierto, en su página veréis que Rául y sus hijos han empezado un podcast súper chulo. ¡Os animo a que le echéis un vistazo!

Espero que este post os sea de tanta utilidad como a mí 🙂

¡Gracias, Raúl!

Anuncios