Hacía días que pensaba en compartir con vosotros unos libros muy chulos para niños que hemos descubierto en casa hace poco, pero la verdad es que como tenía el blog un poco parado desde hacía un tiempo, no acababa de animarme (por eso de si iba a poder volver a escribir de forma más o menos regular). Finalmente, he decidido hacerlo, aunque no sepa si realmente más adelante tendré el tiempo y la motivación para seguir escribiendo con relativa frecuencia. Supongo que con esto del confinamiento estoy aprendiendo a no exigirme tanto y a no preocuparme demasiado por qué pasará a largo plazo y estoy mirando más de vivir, como se dice en inglés, “one day at a time”.

Por eso, y porque creo que es un recurso súper chulo para leer y aprender un montón de vocabulario en inglés con nuestros hijos, he decidido hablaros un poquito sobre estos libros, por si no los conocéis todavía. Se trata de la colección para niños de National Geographic (serie “National Geographic Kids”). Son pequeños libros especializados en animales y elementos de la naturaleza (vamos, todo lo que normalmente asociaríamos con cualquiera de los documentales de este canal), pero dirigido a niños que están aprendiendo a leer. De hecho, los libros están clasificados por niveles de lectura (pre-reader, level 1, level 2 y level 3).

Nosotros tenemos varios libros de tapa blanda de diferentes niveles y tienen unas 30 y pico páginas cada uno. La verdad que son libros muy completos con un montón de vocabulario específico acerca de los animales, datos curiosos, partes del cuerpo, dónde viven, de qué se alimentan, etc. A mi hijo le gusta mucho la película del Rey León, por eso le hacen especial gracia el libro de “lions” y el de “meerkats” (suricatas). Por las noches siempre leemos algo en inglés antes de irnos a dormir, pero en estos días de confinamiento no es raro encontrar a veces a mi hijo en su habitación, “leyendo” estos libros una y otra vez. La verdad que ya lee bastante bien en español y cuando intenta leer algo en inglés, primero lo lee “a la española”(es decir, leyéndolo tal y como se leería en castellano) y después, cuando se da cuenta de la palabra que es, entonces la repite, pronunciándola como se diría en inglés.

Estos libros han sido un descubrimiento para nosotros. Si tenéis hijos curiosos o a los que les gustan los animales y las cosas de la naturaleza, os animo a que compréis alguno de estos libros y los leáis con ellos, os aseguro por experiencia que vosotros también aprenderéis alguna palabra nueva en inglés que no conocíais 😉